Conoce al integrante de nuestro equipo, Ivis Bebrišs, gerente de ventas regional.

Compartir el post

Creemos que la fuerza y el éxito de PERUZA está en manos de nuestro equipo. Por eso hemos decidido homenajear a aquellos que tanto se esfuerzan y representan a nuestra empresa. Y qué mejor manera de hacerlo que contando más sobre los integrantes de nuestro equipo. Comencemos por el integrante con más experiencia, el gerente de ventas regional, Ivis Bebrišs. En palabras de sus compañeros, su rasgo más destacable es su humor. Cuando hablas con él, hasta las historias más serias de su vida se entremezclan con una actitud alegre.

Empecemos por el principio. Cuéntanos más de ti. ¿De dónde eres y dónde pasaste tu infancia?

Soy de Talsi y estoy orgulloso de haber nacido en Kurzeme. Con dos años, mi familia y yo nos mudamos a Dundaga, donde pasé la mayor parte de mi infancia. Dundaga afectó desde luego a mi personalidad. Es un lugar maravilloso y romántico, con su castillo y parque, con agua y pequeñas islas. Y unas mujeres preciosas, por supuesto. Todo ello me convirtió en la persona romántica que soy hoy. Mis años escolares los pasé en Dundaga. Allí conocí a mis amigos, lo cual tuvo un papel importante a la hora de elegir mi profesión.

¿Qué nos puedes contar de tu educación? ¿Cómo elegiste tu profesión?

Después del instituto, cuando tenía que elegir dónde estudiar, pensaba que quería llevar bata blanca, como un médico. Pero en aquella época (los años 70) solo había dos sectores que tenían ese tipo de uniforme: la medicina y la industria alimentaria.

Mis amigos del instituto, que eran mayores, habían elegido la Universidad de Ciencias de la Vida y Tecnologías de Letonia o, en aquella época, la Academia de Agricultura en Jelgava. Estudiaban restauración, es decir, todo lo relacionado con restaurantes y bares. Y como siempre buscando el romance de la vida, la industria de la restauración parecía estar rodeada de romance. He de decir que los 70 fueron la época dorada de los restaurantes y las cafeterías. Pero la última decisión la tomé por mis amigos de voleibol, a quienes conocí en el instituto. Trabajaban en el koljós de pescadores Banga, en Roja, y me invitaron a trabajar con ellos. Y ahí tomé la decisión de apuntarme al programa Tecnología Alimentaria. Y el resto es historia, como se suele decir.

Ivis Bebrišs con Jon Helgason de Vignir G.Jonsson Ehf

¿Qué hiciste después de la universidad?

Me gradué en el verano de 1980 y en noviembre empecé mi primer trabajo en el mar. Trabajé a bordo de un barco en el mar Báltico. Los buques pesqueros nos traían la pesca del día y nosotros la procesábamos en nuestro barco. Y fue una experiencia realmente interesante y única. Como empecé a trabajar en cuanto terminé la universidad, no tenía experiencia ninguna, así que muchos de los peces me eran desconocidos en ese momento. Eso no lo enseñaban en la universidad. Pero, siendo justos, mis compañeros tampoco los reconocían. Después de tantos años, mirando atrás, trabajar en un barco o en diferentes empresas, es la gente de donde más sacas, todos los contactos y amigos, aunque lleve trabajando en el mismo sector más de 40 años.

¿Cómo llegaste a PERUZA?

Antes de empezar a trabajar en PERUZA, estaba trabajando en Liepāja. Mi puesto era gestor de producción y tenía unos 300 empleados bajo mi cargo. Como podrás imaginarte, fue una época estresante y tensa de mi carrera.  Me senté en mi oficina y pensé en cómo cambiar mi vida. Y entonces pensé en PERUZA. En aquella época, en el año 2011, PERUZA era una empresa en expansión y conocida. Me presenté como especialista en tecnologías, especializado en el procesamiento de pescado. Y dos meses después me mudé de Liepāja a Riga y empecé a trabajar comogerente de ventas regional. Claro que no se puede comparar la empresa de 2011 con ahora, cómo ha crecido y se ha desarrollado. Y estoy muy orgulloso de haber formado parte de ello.

Cuéntanos cómo es un día normal de trabajo.

No hay dos días iguales, eso te lo aseguro. Cada día es diferente porque cada cliente es diferente. Pero una cosa siempre es igual: cada mañana empieza con un café. Después, todo gira en torno a comunicarse con clientes. A veces llamadas, a veces correos electrónicos. Pero normalmente intento no empezar muchas tareas a la vez, sino acabar una antes de empezar otra.

¿Y después de trabajar? ¿Qué aficiones tienes?

Me gusta cuidarme y soy miembro activo de My Fitness desde hace muchos años. Voy al gimnasio al menos 3 veces a la semana. No es fácil, la verdad. A veces cuesta motivarse.  Pero cuando voy, luego me siento bien conmigo mismo. Es como una pequeña victoria solo mía. También me gusta montar en bicicleta. No me gusta ir por el bosque o por senderos, así que suelo ir por el circuito Biķernieku. Voy con buena compañía y la distancia está bien, de unos 25-30 km. Pero en invierno, además de ir al gimnasio, también soy aficionado del fútbol. Me gusta ver la Premier League. Mi equipo favorito es el Liverpool. Y en noviembre, cuando empieza la Champion League, paso la mayor parte del tiempo en ese ambiente futbolero. Y últimamente he empezado a indagar en Netflix. No solo por entretenerme, sino por expandir mis conocimientos del inglés también. Así combino lo placentero con lo útil.

Volviendo al tema del trabajo, cuéntanos algunos momentos en los que te has sentido orgulloso de tu trabajo.

Cuando más orgulloso me siento de mi trabajo es cuando los clientes están satisfechos con su elección y compra. Cuando visitamos la fábrica, nos invitan y nos cuentan lo contentos que están con los resultados con un brillo en los ojos. Son los momentos de más orgullo de mi trabajo, eso seguro. Pero si hablamos de pequeños momentos, eso es el trabajo diario, estar con mis compañeros. Trabajar en una empresa donde la media de edad es de 30 años, me hace sentir más joven. Y es una combinación estupenda: mi experiencia y las ganas de la juventud.

Y para acabar ya: ¿hay algo que te gustaría desear a tu equipo?

¡Buena salud y disfrutar de la vida! Que siempre disfruten de venir a trabajar por la mañana y que vuelvan felices a casa por la noche. Y como dice el lema de mi equipo favorito: ¡Nunca te rindas!

Si quieres saber más sobre cómo PERUZA puede ayudarte a automatizar el proceso de producción y a implementar algunos equipos para el procesamiento de alimentos en tus instalaciones, escríbenos a info@peruza.com y estaremos encantado de contarte todas las posibilidades que hay para mejorar la productividad de tu negocio trabajando juntos en cualquier momento del año.

¡Consigue el catálogo de productos gratis ya!

Regístrate para recibir nuestro boletín con los proyectos más recientes y mucho más, y recibirás al instante nuestro catálogo de productos en tu bandeja de entrada.

Nos tomamos la privacidad muy en serio y solo usaremos los datos que nos facilites tal como se describe en nuestra política de privacidad.

Más por descubrir

¡Consigue el catálogo de productos gratis ya!

Regístrate para recibir nuestro boletín de noticias con los últimos proyectos y más y accede a nuestro catálogo de productos que incluye información detallada de todas nuestras soluciones. 

Nos tomamos tu privacidad muy en serio y solo te enviaremos el boletín sobre nuestra empresa ocasionalmente, con los proyectos más recientes y más información. Podrás darte de baja en cualquier momento.

¡Consigue el catálogo de productos gratis ya!

Regístrate para recibir nuestro boletín de noticias con los últimos proyectos y más y accede a nuestro catálogo de productos que incluye información detallada de todas nuestras soluciones. 

Nos tomamos tu privacidad muy en serio y solo te enviaremos el boletín sobre nuestra empresa ocasionalmente, con los proyectos más recientes y más información. Podrás darte de baja en cualquier momento.

Para ofrecerte un mejor servicio, nuestro sitio web utiliza cookies. Obtén más información en nuestra política de privacidad.